jueves , enero 18 2018

Trabajar en horarios irregulares, podría causar graves daños cerebrales

Una reciente estudio  de las universidades de Swansea y Toulouse observo que pasar una década trabajando en horarios variables puede envejecer el cerebro el equivalente de seis años.

PUBLICIDAD

Un nuevo estudio menciona que trabajar fuera del horario regular podría tener un efecto nocivo en el cerebro. Los resultados, que fueron publicados en Occupational and Environmental Medicine, señalan que trabajar en turnos rotativos durante 10 años genera los mismos efectos en el cerebro que seis años de envejecimiento.

Los investigadores aseguran que dado que el reloj interno del cuerpo espera que estemos activos durante el día y durmamos durante la noche, existen consecuencias negativas de intentar revertir este orden. Ya se había probado que trabajar en contra del reloj del cuerpo incrementa el riesgo de sufrir grandes problemas de salud como cáncer de mama o diabetes, aunque es la primera vez que se investigan los efectos de este estilo de vida en el cerebro.

giphy

Este grupo de investigadores esta compuesto por investigadores de la University of Swansea y la University of Toulouse, analizó los resultados de pruebas de memoria, velocidad de pensamiento y habilidad cognitiva aplicadas a 3 mil personas. Entre ellos, 1,200 participantes fueron estudiados en 1996, 2001 y 2006 –sólo uno de cada cinco había trabajado en horarios variables. Estas personas tuvieron resultados en las pruebas similares a los de personas seis años y medio más viejas que habían trabajado en jornadas normales.

El Dr. Philip Tucker le informo a la BBC que “fue un declive sustancial en las funciones del cerebro, pero es difícil decir qué tan grande sería la diferencia en la vida diaria”.

Sin embargo, también hay buenas noticias. Los trabajadores que retornen a un horario regular pueden revertir el daño, aunque esto podría tomar mas o menos cinco años.

Los resultados no fueron recibidos con mucho entusiasmo por el gran número de trabajadores que no tienen otra opción más que adaptarse a este tipo de horarios, pero la investigación podría ser el primer paso para descubrir una forma de prevenir este efecto.l

PUBLICIDAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *